Añoranza

Parece mentira, pero hubo tiempo en este país donde la mejor opción de autoempleo era montar un bar o abrir un videoclub. Eran años difíciles económicamente para un país que aprendía a respirar tras una dictadura y que, pese a la mala situación económica, aún tenía algo en el bolsillo que rascar para tomarse el vermú o para pasar un buen momento disfrutando de una película. Esos tiempos remotos para toda una generación dónde ir el fin de semana o una tarde de víspera de festivo era toda una experiencia puesto que el boom del VHS en los 80 hasta finales de los 90 provocó el nacimiento de toda una industria (la  pornográfica) y el reciclaje de mecanismos y maneras de ver el cine.

carne de videoclub

Así, la tradicional Serie B, ese cine comercial de bajo presupuesto que galopó durante tres décadas a la sombra de las grandes películas de estudio, renovó votos con la nueva coyuntura  de mercado y rejuveneció durante el tiempo vigente de VHS y videoclubes. A las nuevas generaciones les puede chocar que, en el mercado de alquiler, películas como “Ring de fuego” (Ring of fire, 1991) o “Arma perfecta” (The perfect weapon, 1991) pudieran hacerle sombra a “Le llaman Bodhi” (Point break, 1991) o que filmes que pasaban sin pena ni gloria por las salas fuesen auténticos blockbusters del sector home video tal que “Blanco humano” (Hard target, 1993)“Cadena perpetua” (The Shawshank redemption, 1994) o “Dark city” (1998). El direct-to-video se convirtió, pues, en una segunda oportunidad para algunos títulos, en salida de secuelas con pocas aspiraciones comerciales (ni artísticas en la mayoría de los casos), en refugio de estrellas caídas en desgracia o en colmar pretensiones de alguna estrella televisiva; de modo que se creó toda una suerte de star system complementario, cuasi paralelo, al de Hollywood que mutó al direct-to-DVD de la primera década de siglo hasta el video-on-demand actual. Distintas formas, mismos formatos.

00akira poster 1

También se convirtió el videoclub en el recurso para presentar obras más allá del circuito comercial tradicional. Obras específicas con un nicho marcado que, sin embargo, daba pingües beneficios. Ejemplo de todo ello es la oleada del cine de animación japonés y, por arrastre, del cine asiático en general con el cine de género como puntal de lanza. Primero pudimos disfrutar de las andanzas de Jackie Chan y de toda una suerte de películas chinas de kung-fu y su contrapartida norteamericana de ninjas para, ya entrados los noventa, el apabullante desembarco del anime, todo un fenómeno social asentado ya en la chavalería patria.

 

video4

Serie B, nuevas fronteras y, por supuesto, las películas reinas. Esos encantadores revienta taquillas cuyo revisionado tras las salas era de religiosa obediencia fílmica o descubrir joyas pasadas que no se pudieron disfrutar en su momento. Por todo ello, los caminos de las nuevas fórmulas de los 70, junto a toda la imaginación y parafernalia de los 80 y el descubrimiento de un nuevo cine en los 90 confluyeron en una etapa efervescente en el videoclub de la esquina. Con el espíritu reivindicativo de esa época irrepetible nació hace ya una par de años Carne de videoclub, una reunión de amigos que disertan acerca de ese cine imaginativo y fantasioso y que ha mutado a web con el programa en podcast y artículos adicionales. Un espacio donde tienen cabida desde “Tiburón” (Jaws, 1975) hasta “El señor de las bestias (Beastmaster, 1982), desde “Batman” (1989) hasta “Atrapado en el tiempo” (Groundhog day, 1993) o un graciosísimo especial sobre el cartucho del Cinexín. Puro amor totalmente recomendable.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s